La soledad

Estamos nueve meses solos/as en el vientre de nuestra madre, sin comunicarnos apenas, creciendo, madurando para poder salir. Desde el momento de nuestro nacimiento, no volvemos a estar solos/as en mucho tiempo.

Nacemos desprovistos de una piel que nos cubra del frío, nuestra visión todavía no es nítida, no tenemos capacidad de comunicación oral… No sabemos cubrir nuestras necesidades básicas, y necesitamos de adultos/as que se hagan cargo de ellas, dándonos de comer, abrigándonos y cambiándonos cuando hemos defecado…

Desde que empezamos a poder interactuar y entender que los demás existen, empezamos a socializarnos, con la familia, otros/as niños/as… en casa, en el colegio, en el parque… Siempre estamos acompañados/as, siempre rodeados/as…

Los pocos momentos que puede ser que estemos solos/as, son los de dormir. En la habitación a oscuras, cerramos los ojos y hasta mañana… Y por la mañana ya están esas personas mayores para hacer el desayuno, ayudarnos a vestirnos y llevarnos al colegio. Los juegos individuales existen, pero la mayoría de tiempo estamos con adultos/as que nos supervisan.

En la adolescencia, estamos siempre rodeados/as de amigos/as… Puede ser que empecemos a poder tener tiempo para nosotros/as, en nuestra habitación si tenemos la suerte de no compartirla… Pero lo importante en esa época es tener un grupo de iguales que te acepte. Estar rodeada/o de amistades es muy importante. Y llegan las parejas, estar con alguien, compartir el tiempo libre con alguien que te enamora, que te gusta, con quien descubres el sexo, la pasión…

Y así sucesivamente, estudiamos, trabajamos, tenemos hobbies, pero la mayoría de nuestro tiempo es compartido con otras personas. Llegamos a la edad de joven adulto/a y seguimos sin saber qué es la soledad.

sky-earth-galaxy-universe

¿En qué momento aprendemos a estar solos/as?

En tu caso, ¿lo has aprendido? ¿Sabes estar contigo? ¿Disfrutas de ti y de tu tiempo?

Seguramente, si la respuesta es no, es porque no te has tomado el tiempo a acostumbrarte a estar sola/a contigo. La vida te ha llevado a buscar fuera el entretenimiento, a buscar en los demás la compañía, a no pasar demasiado tiempo solo/a. La soledad se asocia con un vacío, con la falta de compañía que se toma como una necesidad básica sin serlo…

Aprender a estar solo/a te permite establecer relaciones de pareja desde el amor y el equilibrio emocional, desde la libertad y la elección. No temes perder a la persona, ya que aceptas que estar con alguien es elegirlo y no se puede obligar a nadie a estar contigo si no quiere. O bien no te metes en relaciones que no quieres, que no te hacen feliz, únicamente para no estar solo/a.

La soledad es tan buena como la compañía.

Aprender a estar solo/a es una parte muy importante de la vida, para que los demás y lo que haces no sean una necesidad, sino una elección, una decisión consciente, una preferencia. Preferir cualquier cosa menos estar solo/a te convierte en alguien poco autónomo y te priva de disfrutar de ti mismo/a.

Si evitas a toda costa estar solo/a, algo falla. Y en el fondo lo sabes. Por eso debes descubrir ante todo de qué tienes miedo.

Y si no tienes miedo, entrénate a estar solo/a, contigo.

pexels-photo-136349

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Prev
La resistència al canvi

La resistència al canvi

Per què tenim por als canvis?

Next
S’acaba l’any, un cop més

S’acaba l’any, un cop més

Fa molt que no comparteixo res per aquí

You May Also Like
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Configurar y más información
Privacidad