Hijos/as sin hijos/as

Muchas personas adultas, no tienen descendencia. A veces es una decisión firme, otras veces es por otras circunstancias, pero no por voluntad.

No tener hijos/as es una opción tan válida como tenerlos. Quizás no sea una opción popular que pueda ser entendida por parte de todo el mundo, pero es una opción lícita. Más vale no traer una personita al mundo, si uno/a no está seguro/a de quererla y cuidarla. El esfuerzo es grande y debe ser consciente.

Lo interesante para este post es lo que pasa con los y las hijos/as que a su vez no tienen hijos/as.

pexels-photo

No se puede evitar ser tratados/as como niños/as por los padres y las madres. Ser tratados/as como tal, puede significar soportar ser tratados/as como si no se hubiera llegado nunca a la edad adulta. Los padres y madres se ven con derecho a seguir educando a sus descendientes de por vida, como si no pudieran aprender por sí mism@s… De este modo, tod@s hemos visto, madres o padres mayores de unos 80 y pico, riñendo a sus hij@s, de 60 años, por no hacer las cosas suficientemente bien… Cuando una persona no crea otro núcleo familiar, sus padres creen que pueden seguir metiéndose en su vida, como si nada… Parece que la independencia y la autonomía, sólo venga con el hecho de tener descendencia al lado de otra persona… La soltería está infravalorada y relega a la persona a una situación de desventaja en muchos sentidos. Parece que sólo son mayores y adultas las personas que hacen lo que en teoría es nuestra misión en la vida, procrear… Un concepto de la vida muy religioso y conservador, aunque también sabemos que no todo el mundo lo hace por esos motivos.

Sin embargo, cuando las personas tienen descendencia ven cambiar la relación con sus progenitores de manera radical. De pronto, sus padres se convierten en abuel@s, y hacen cosas que no hacían como padres… Y no es de extrañar, las personas cambiamos, y cuando alguien llega a ser mayor, su sabiduría y su actitud ante la vida cambian. Se quedan al margen de la vida familiar de su hijo/a, ya que ahora tiene esposo/a y su familia nuclear es otra que la de origen. Y muchos/as de esos hijos/as convertidos/as en padres y madres, se extrañan de ver como sus padres y madres convertidos ahora en abuelos y abuelas, hacen lo que no hicieron con ell@s en su niñez. Y es que todas las personas evolucionamos, y cuando somos jóvenes y padres y madres, tenemos un orden de prioridades y unas responsabilidades que no nos permiten disfrutar como nos gustaría de la familia ni los hijos/as. Sin embargo, al envejecer y jubilarnos, y no tener la responsabilidad de educar los nietos/as, disfrutamos y podemos soltarnos de una manera que no conseguimos con nuestr@s propi@s hij@s.

red-love-heart-old

 ¿Qué hacer si eres un hijo/a sin hijos/as?

Paciencia. Es la madre de la ciencia… Lo más seguro es que no cambien, aunque lo hables. Lo que sí puedes cambiar es tu forma de tomarte las cosas y aceptar que ellos te ven pequeño/a. De hecho, siempre serás más joven que ellos/as.

Pon límites. Ya no tienes 10 años. Con la edad que tienes, ¿crees realmente que tu madre o padre saben más que tú? Quizás puedan opinar, pero no decirte lo que debes hacer. Y por haber tenido tu edad en otra época, no han vivido muchas de las cosas que tú estás viviendo.

Si tu decisión es no tener descendencia, dilo y afírmalo, que se acostumbren. Si tu decisión es esperar un tiempo hasta tenerla, pídeles paciencia, que te den el plazo que necesitas sin presiones.

Si no tienes pareja, la cosa empeora. Porque encima estás muy lejos de que te vean como padre o madre de familia. Quizás deberías explicarles lo que piensas tú acerca de ese tema, que entiendan tus circunstancias y planes de futuro.

Observa y date cuenta que lo que te hace sentir mal es la presión social. Se supone que nuestro deber es tener hijos/as, si puede ser en una familia con dos progenitores. Otras opciones son menos populares y menos aceptadas socialmente. Decide lo que quieres para ti y no lo que otros creen que debe ser tu vida. Para ello quizás deberás enfrentarte a tu familia y personas de tu entorno.

Pide respeto por quien eres. Si quieren alguien que tenga hijos/as, no te quieren a ti. Si hace falta, díselo.

Published by

giselaoliva

Psicología, coaching, consultoría, formación

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.